La Universidad de Murcia tiene como eje central de su actividad la consecución de la excelencia académica y científica con un apoyo decidido a la investigación e innovación y al desarrollo estratégico de la Región de Murcia. La Universidad de Murcia participa en el proyecto Campus Mare Nostrum 37 /38, Campus de Excelencia Internacional que junto a la Universidad Politécnica de Cartagena y a centros de investigación, administraciones públicas, organizaciones internacionales, parques tecnológicos y empresas, persigue transformar la Región de Murcia en un foco de excelencia educativa, científica, productiva y cultural por y para el Mediterráneo. Se trata de una Universidad generalista que se caracteriza por la amplitud de su espectro, abarcando todos los posibles campos de investigación. Debemos pues estar atentos a todos estos campos primando la excelencia y calidad.

Dado que los recursos económicos son limitados a nivel regional y nacional, gran parte de la financiación para la investigación proviene del exterior tanto de organismos públicos como privados y necesitamos ayudar a que nuestros investigadores sean lo suficientemente competitivos para conseguirla.

Tenemos que facilitar que ciertos profesores que se encuentran desmotivados para la investigación y transferencia del conocimiento recuperen la ilusión por la misma mediante el reconocimiento institucional y el diseño de programas de apoyo específicos para los grupos emergentes y consolidados. Gran parte del desaliento proviene de la ausencia de criterios de investigación para la dotación de plazas en los departamentos.

Además, existe un déficit estructural en los grupos de investigación de la Universidad de Murcia. De forma general, la plantilla de los mismos está muy envejecida. Aunque en los últimos años ha habido un aumento en las inversiones para dotar de personal investigador, éste sigue siendo insuficiente en grupos de investigación en los que durante épocas de crisis no ha habido relevo generacional. Hemos mejorado en la atracción de talento a través de convocatorias de plan propio de investigación y la cofinanciación de contratos postdoctorales de otras instituciones, pero queda como pendiente la retención del mismo, más allá de los contratados Ramón y Cajal.

Por otro lado, ha habido incorporaciones de profesores asistenciales, con especial relevancia en campus periféricos que necesitan formación inicial en investigación para desarrollar su carrera. Debemos facilitar que estos profesionales participen en programas de formación investigador, capacitándoles de las herramientas necesarias para un desarrollo investigador satisfactorio.

Somos conscientes de que la unión hace la fuerza y que juntos podemos más, será estratégico para la UMU buscar los cauces para reconocer funciones investigadoras a unidades, centros de estudios e institutos de investigación. Esto facilitaría la asociación de grupos de investigación, aumentando la masa crítica de los mismos y facilitando su participación en convocatorias internacionales de investigación.

Ejemplo es el Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria (IMIB) acreditado por el Instituto de Salud Carlos III. La multidisciplinariedad y la colaboración conjunta entre instituciones (Comunidad y Universidad), bajo el paraguas de una estructura científica con capacidad de decisión ha permitido hacer del IMIB punta de lanza de la investigación biosanitaria no sólo en la Región de Murcia sino en el sureste de España.

Desde la crisis, la financiación FEDER para las infraestructuras de investigación ha sido escasa y aunque ha habido una inversión propia de la UMU, una parte importante del equipo científico está obsoleto y/o cercano a la obsolescencia y requiere un apoyo de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia para que establezca una línea de renovación de equipamientos científicos para las Universidades públicas de la Región.

Objetivos

  1. Investigación ética, responsable y comprometida.Facilitar a los investigadores las herramientas de gestión, formación, personal cualificado y facilidades de infraestructura que permitan el desarrollo ético, sostenible y responsable de sus investigaciones.
  2. Apoyo al investigador.Estabilizar al personal necesario que permita el funcionamiento básico de las estructuras e infraestructuras de apoyo al investigador, así como dotarle de la estructura vertical que garantice la toma de decisiones responsables y adecuadas; atendiendo, de forma especial, a los campus periféricos.
  3. Facilidades telemáticas y aplicaciones de investigación.Es necesario disponer de herramientas que faciliten la gestión burocrática de nuestros investigadores. La información de los grupos de investigación debe ser más accesible al exterior, para dar a conocer a la sociedad, de una forma más transparente y amigable, nuestras fortalezas y potencialidades; muchas de las cuales permitirán el avance económico y social de la región y del país. Es por tanto necesario incluir mejoras en las páginas de los grupos de investigación. Pondremos a los mejores efectivos de la UMU para garantizar el éxito del proyecto Hércules ante el Ministerio y la CRUE.
  4. Consolidación de la oficina de proyectos internacionales.Apuesta decidida por una gestión adecuada tanto en la fase de búsqueda como en la fase de seguimiento tras la obtención de financiación. Debemos apostar por continuar las líneas de actuación de la oficina OPERUM, ampliando además otras líneas de financiación internacionales (no europeas).
  5. Estructura de los grupos de investigación.La Estructura de los grupos de investigación está en la clave del éxito investigador de la UMU.Adaptar la normativa a la realidad de las convocatorias, financiación y recursos disponibles, de manera que la UMU aumente en competitividad. Es necesario diferenciar las necesidades de los grupos de investigación teniendo en cuenta la masa crítica de cada grupo.
  6. Cantera de investigadores con talento diversificado.Priorizar la atracción y retención de talento. La cofinanciación necesaria en algunas convocatorias de personal investigador no debe repercutir negativamente en los presupuestos de los grupos.Mantener, y si es posible ampliar, las convocatorias del plan propio de contratos predoctorales y posdoctorales.
  7. Adaptación, mejora y aumento de financiación del plan propio.El plan propio debe atender las necesidades básicas y estructurales de nuestros grupos de investigación.Se debe aumentar considerablemente la financiación de los grupos de investigación a través de la Ayuda Complementaria de Investigación (ACI). Este aumento ayudará a los grupos iniciar nuevas líneas, potenciar las existentes, y asumir costes que las entidades financiadoras de la investigación no permiten cubrir.
  8. Por unas infraestructuras y servicios científicos de vanguardia.Biblioteca, SAI, Pleiades-Vitalis, LAIB-CEIB, Acuario, etc son estructuras e infraestructuras de investigación que permiten el desarrollo adecuado y del máximo nivel de la investigación que se desarrolla en los grupos de investigación.Renovación de importantes equipos que se han convertido en piezas clave insustituibles para las necesidades de los investigadores. Se apostará por adquirir, priorizadamente, el equipamiento que los investigadores más demanden, sobre la base de criterios de necesidad, demanda y optimización de recursos y presupuestos.

    Incidir en la demanda, ante las autoridades autonómicas y nacionales, de dotación de infraestructuras de alto coste que permitan a los investigadores de la UMU ubicar a la institución en las mejores posiciones del sistema universitario.

    Dotar de personal especializado que permita el aprovechamiento al máximo de los servicios e infraestructuras de apoyo al investigador.

    Los apoyos a científicos que se desarrollan desde los diferentes servicios y secciones de la biblioteca constituyen uno de los grandes logros de nuestra universidad. Es preciso continuar la política de “cuanta mejor acceso a revistas mejor investigación”. Además, el asesoramiento a los investigadores es también una prioridad, cada vez mayor, que se ha convertido en factor fijo en la ecuación de toma de decisiones. La asignatura pendiente del acceso abierto aún está por cerrar, aunque somos conscientes de los esfuerzos que se han hecho en la materia. Esta debe ser la legislatura que dé por cerrado el proceso; en el bien entendido de lo que significa.

  9. Más allá de los grupos de investigación.
    • IMIB. Apostar por el futuro del IMIB, ejemplo de multidisciplinariedad y colaboración (Comunidad y Universidad) desde su consideración de acción estratégica para la sociedad y la Región, y por tanto, también para la Universidad.
    • Otros Institutos/Centros/Unidades. Reconocer de forma adecuada las funciones investigadoras que realizan.

Sigue leyendo:

1.2. Investigación fundamental y aplicada
1. 3. Transferencia, emprendimiento y empleo