Hay evidencias que muestran los efectos positivos de la actividad física, no solo sobre la salud de la persona y su autoestima, también sobre los procesos cognitivos. Uno de los más claros ejemplos es que la realización continuada de ejercicio físico produce cambios funcionales en el cerebro, que al fin y a la postre, serían responsables de los mejores resultados académicos que se dan entre aquellos individuos que realizan una práctica deportiva complementaria durante su formación académica.

La Universidad y la vida que en ella transcurre, deben ser potentes catalizadores de relaciones humanas; y la actividad deportiva tiene un efecto beneficioso en este sentido. Teniendo en cuenta las bondades del ejercicio físico para el desarrollo integral del individuo, y manteniendo que el fin último del sistema universitario es contribuir en la medida de lo posible a este desarrollo, deberíamos dirigir nuestros esfuerzos hacia un aumento progresivo del saludable hábito de practicar ejercicio físico de manera regular.

Pero, ¿lo estamos consiguiendo? Desafortunadamente los datos apuntan lo contrario. Si entendemos que los resultados cosechados por el Servicio de Actividades Deportivas (SAD) de la Universidad de Murcia son el reflejo de los hábitos deportivos de la comunidad universitaria, entonces debemos ser pesimistas. Estos datos reflejan un descenso paulatino de usuarios en los tres últimos ejercicios, es más, si analizamos estos resultados en un espectro temporal más amplio, durante estos últimos diez años venimos asistiendo a un estancamiento, con ligeras fluctuaciones, en el número de usuarios que, de uno u otro modo, hacen uso de los servicios que ofrece nuestro SAD.

Ante esta situación nos proponemos actuaciones en distintos niveles.

  1. Potenciar el trabajo en la base, colaborando en la creación de escuelas deportivas y promocionando el deporte en la población universitaria (estudiantes, PDI y PAS) y estando abiertos a esa promoción para la población no universitaria.
  2. Desterrar el binomio ejercicio físico–instalación deportiva. Y es que, entender que la promoción del deporte, como elemento imprescindible para la formación integral de personas, sólo se puede emprender desde un lugar físico, por amplio y bien equipado que esté, es sin lugar a dudas una enorme desventaja competitiva. Debemos ofrecernos a asesorar al deportista allá donde esté, acompañarlo en su práctica haciendo uso de las más modernas tecnologías, vestirlo con esa “camiseta” que fideliza dotándolo de un imprescindible sentido de pertenencia… Continuar con la potenciación del equipamiento de espacios en torno a nuestro camino verde, en los que se podrán realizar ejercicios de calistenia y estiramientos, que complementen la práctica del running o el senderismo.
  3. Reforzar nuestro Centro de Medicina del Deporte, para que se convierta en una referencia en nuestra región.
  4. Potenciar la cultura de la alimentación más adecuada para cada persona que elija hacer deporte, en función de su edad y condición física.
  5. Actualizaremos, en función de la demanda, la oferta de actividades UMUfitness, para adecuarla a las novedades que nos ofrece el mercado (como las recientemente incluidas de Yoga, así como varios turnos del nuevo método de entrenamiento en suspensión al que llamamos AirTraining).
  6. Oferta de los deportes tradicionales, dirigidos por técnicos cualificados, orientados al aprendizaje y perfeccionamiento del tenis, pádel, baloncesto, fútbol sala e incluso ajedrez, entre otras disciplinas que puedan estar al alcance de cualquier persona a precios populares, con importantes descuentos para los miembros de nuestra comunidad universitaria. En este sentido, apostamos por la facilitación de la práctica deportiva “en familia”, para que mientras nuestros menores desarrollan un deporte, exista oferta suficiente para que quienes les acompañamos podamos practicar otro acorde con nuestras preferencias. Sería muy conveniente, a este respecto, un apoyo de estudiantes de educación para los minutos previos y posteriores al desarrollo de las actividades infantiles pues permitiría la compatibilidad entre los tiempos de inicio y finalización de las de los adultos que los acompañan, mientras practican también deporte.
  7. Además debemos proteger el deporte de élite, que dota de prestigio a aquel que lo ampara y proporciona un indudable efecto multiplicador-imitador de aquellos practicantes que comienzan en la base. Por cada deportista de alto nivel que triunfa en los medios, aparecen miles de practicantes ocasionales que deciden hacer ejercicio para emular, siempre en la medida de sus posibilidades, a sus héroes más conocidos.
  8. Auspiciar el deporte competitivo desde la base, siguiendo el modelo del asentado Trofeo Rector, en el que cada curso académico participan más de 4000 estudiantes en diferentes modalidades, de deportes colectivos o individuales, mediante eliminatoria directa o liga, ubicados en el calendario como torneo de bienvenida, torneo rector y torneo intercentros.
  9. Aspirar a organizar Campeonatos de España de Deporte Universitario, en la mayor parte de disciplinas deportivas. Para ello, hemos de implementar de manera más efectiva la protección de los estudiantes que quieren compaginar su vida académica con el ejercicio de su carrera deportiva de alto nivel. Contamos con un programa de apoyo a los Deportistas de Alto Nivel (DANUM), que incluye incentivos económicos por la consecución de medallas en los Campeonatos de España de Deporte Universitario, apoyo académico y tutorización, así como acceso gratuito a nuestras instalaciones deportivas. Es importante que nuestra institución sea vista por quienes desean cursar estudios universitarios como un aliciente para estos deportistas que generan un gran efecto contagio en sus compañeros.
  10. Profundizar en acciones de atracción de deportistas para que nos escojan como sede para la preparación de sus temporadas (no cabe duda de que nuestro clima y las residencias universitarias de las que disponemos, son un gran aliciente frente a países lluviosos o más fríos) En los últimos tiempos han escogido nuestras instalaciones deportistas de países como Jamaica, Reino Unido, Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte, India, Sudáfrica, etc. Poseen, en algunos casos, los mejores sistemas de entrenamiento, instalaciones, y deportistas en el deporte del atletismo, como demuestra el gran número de records mundiales que atesoran. Estos deportistas, con su ejemplo, pueden trasmitir a nuestra comunidad el mensaje de que con esfuerzo todo es posible, mensaje que por cierto es extrapolable a cualquier ámbito de la vida, y por supuesto mucho más a la parcela académica que es la que nos ocupa en esta Institución.

Sigue leyendo:

3.10.Centralización y explotación de datos