Los últimos años han sido intensos en la evaluación de los títulos. Prácticamente todos los estudios de grado y máster se han sometido al proceso de renovación de la acreditación, y en general con resultados notables. El trabajo realizado por todos los participantes y responsables, especialmente por los centros docentes, ha servido eficazmente a nuestra institución y es motivo de reconocimiento. Podríamos decir que una de las principales consecuencias de este proceso es que los sistemas de garantía interna de la calidad (SGIC) no solo están implantados, sino que ya están plenamente integrados en la gestión y cultura académica de todos los títulos oficiales de grado, máster y doctorado. También creemos que la acreditación de los títulos ha sido en gran medida eficaz, pues se han alcanzado niveles de compromiso y responsabilidad con la enseñanza que hace no tanto tiempo parecían imposibles de una universidad tradicionalista. Pero eficacia no implica necesariamente eficiencia, y pensamos que la relación entre lo invertido en calidad y los resultados obtenidos es francamente mejorable. Por un lado, sigue habiendo mucha burocracia y esta debe ser reducida. La Acreditación Institucional parece una interesante vía para simplificar la acreditación de los títulos impartidos en centros que ya han demostrado una solvencia en este ámbito. A la vez, los planes de mejoras deben hacerse realidad y, en caso de incumplir los objetivos acordados, debe actuarse con celeridad y responsabilidad. Así, con la simplificación de los procesos y con la ejecución efectiva de las medidas de los planes de mejora, ganaremos en eficacia.

En relación a la evaluación docente, uno de los grandes retos es la implantación de un sistema de evaluación en el marco Docentia. Además de para mejorar la calidad de los estudios, también debe ser un sistema que reconozca debidamente la labor de excelencia docente y que oriente al profesorado en su formación continua. Además, para aquellos docentes que desean obtener la acreditación para Titularidad o la Cátedra es acuciante su implantación, pues se requiere la superación de una evaluación de este tipo para obtener la máxima calificación en el bloque docente del programa Academia. Es importante que, dentro de las restricciones de ANECA, seamos hábiles para ajustar el modelo a las características de nuestra Universidad y que, con el diálogo que sea necesario, consigamos la máxima aceptación y valoración por parte de PDI que sea posible. No hay que olvidar que la calidad debe también trasladarse a los servicios universitarios. En este sentido, proponemos reactivar el Plan de Calidad de los Servicios, dotarlo del apoyo institucional necesario y analizar su vinculación con la política de recursos humanos del PAS que se realice desde la Gerencia.

En definitiva, creemos en una Universidad de Calidad. Para ello, promoveremos políticas eficientes de calidad a todos los niveles. Esto, en última instancia, redundará en la formación científica y profesional de nuestros estudiantes y egresados. La calidad debe seguir siendo el signo distintivo de nuestra Universidad frente a otras de su entorno geográfico. En otras palabras, la Calidad es y debe seguir siendo uno de los principios básicos que guie toda estrategia de gobierno de la Universidad de Murcia. Para ello, proponemos los siguientes

Objetivos

  1. Calidad docente. Evaluación, mejora, reconocimiento y certificación de la calidad docente.

    Consideramos necesario promover un sistema de evaluación y reconocimiento de la calidad docente, dentro de las directrices Docentia de ANECA, que promueva su mejora continua, orientando al docente sobre cómo hacerlo y reconociendo su desempeño en este ámbito. Este último aspecto resulta especialmente relevante para facilitar la acreditación a figuras de profesorado contratado y funcionario.

  2. Implantación del sello AUDIT de ANECA en Centros UMU.

    Promover la certificación de la implantación de los SGIC de los Centros Docentes, mediante el sello Audit de ANECA. Además de facilitar la acreditación de los títulos y del prestigio asociado a este sello, la certificación Audit es requisito para optar a la Acreditación Institucional, que es una vía muy conveniente, por eficiente, para la garantía de la calidad de los estudios.

  3. Apoyar a los Centros Docentes y Servicios Universitarios a través del aumento de las ayudas para sus Planes de Mejoras.
  4. Reactivar el Plan de Calidad de los Servicios Universitarios, con reconocimiento institucional a los servicios que demuestren o mejoren su calidad y, en coordinación con la Gerencia, estudiar su integración con políticas de recursos humanos del PAS.
  5. Analizar y mejorar los instrumentos de recogida de opinión y valoración del alumnado hacia su profesorado, estudios e institución. Consideramos necesario avanzar en la comprobación de la validez y fiabilidad de los instrumentos así como propiciar las vías y medios para la obtención de más y mejor información del alumnado.

Sigue leyendo:

3.8. Cultura